fbpx

DESDE EL “HECHO EN CHINA” HACIA EL “INVENTADO EN CHINA”

Hace tres años un grupo de líderes de países emergentes fuimos invitados a China a conocer su ecosistema digital y su visión sobre la cadena de valor global, Global ValueChain, fenómeno de fragmentación y dispersión geográfica por el que transita la producción de bienes y servicios de consumo mundial.

Reiteradamente mencionaban el gráfico Smile Curve, que muestra cómo el mercado planetario premia con un altísimo valor las fases de creación y mercadeo de un producto (innovación- patentamiento y marca) pagando muchísimo menos por su fabricación. El ejemplo del iPhone era el más mencionado: del total de su precio, en China queda menos del 1% del valor. Lo increíble es lo que logró China durante los últimos 40 años con ese 1%. Concentrándose en ser los mejores y más baratos en la producción y el ensamblado de productos, vivieron el proceso de industrialización y reducción de la pobreza más acelerado de la historia, sacando a más de 800 millones de personas de la pobreza.

El plan Made in China 2025 (lanzado en 2015) se impuso capturar más valor, con el objetivo de dejar atrás el ‘Hecho en China’, para transitar hacia el ‘Inventado en China’, incluyendo también la adquisición de marcas globales como estrategia. Osvaldo Rosales en El Sueño Chino (2020) explica que los objetivos del plan son lograr que la industria manufacturera ascienda en la cadena de valor; ser una potencia tecnológica y reestructurar el sector industrial, elevando su calidad y capacidad de innovación. El sueño al 2050 es ser el líder indiscutido de la innovación mundial. Una clave para lograrlo es apostar por el talento chino, entre otras cosas, para mitigar el riesgo ‘del ingreso medio’ dado el encarecimiento de la mano de obra. Y la apuesta está dando frutos: con más de 30 000 PhD en materias científicas y técnicas, China superó a EE.UU. en publicaciones científicas y hoy es el país que más patenta a nivel planetario. Por otro lado, hoy el 42% de las transacciones globales de e-commerce son chinas y el tiraje que ha aportado este factor a la innovación ha sido impresionante.

A tres años de ese viaje y observando cómo la cadena de valor global se reestructurará pospandemia, un nuevo elemento emerge: el desarrollo de productos digitales chinos potenciados con inteligencia artificial (comparables a la creación de internet en materia disruptiva). Sin ir más lejos, TikTok ya desplazó en descargas a WhatsApp, Instagram y Facebook. Con 1.290 millones de usuarios activos (Facebook tiene 1.300 millones) y más de la mitad menores de 24 años, esta plataforma tiene el potencial de agregar a la ecuación una colonización cultural sin precedentes. Y así es, China tiene un plan…

← volver
Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin